Programa de formación orientado a médicos inmigrantes para ayudar a reducir los déficits más importantes en la sanidad

Para millones de personas que viven en zonas críticamente desatendidas, los médicos inmigrantes son garantía de vida

Los Ángeles, Estados Unidos, se encuentra inmerso en un déficit creciente de médicos que podría conducir a una carencia de 95,000 médicos en 2025. Hasta una tercera parte de estos podrían ser médicos de cabecera, a menudo la primera línea de atención para los pacientes.


Un programa creado en UCLA para formar a más médicos de origen hispano con el fin de que puedan ejercer su profesión en California podría jugar un papel muy importante a la hora de reducir el déficit de médicos a nivel nacional.


El  Programa Internacional para Médicos Graduados UCLA está diseñado para que los mejores y más brillantes médicos de otros países puedan acceder a una formación adicional en UCLA, gracias a la cual sea posible confiar en ellos y ellas para asistir a aquellos pacientes que tienen un acceso muy limitado a la asistencia sanitaria”, ha afirmado Michelle Bholat, MD, directora ejecutiva y cofundadora del Programa Internacional para Médicos Graduados (IMG). “Lo que es realmente significativo de este programa es que los pacientes inmigrantes, que por norma general están desatendidos sanitariamente, reciben asistencia de médicos que mismos son nuevos inmigrantes”.


A cambio de la formación médica que reciben a través de UCLA, que les ayuda a aprobar sus exámenes de licenciatura en los EE. UU. y a obtener formación residencial en los EE. UU. en medicina familiar, los médicos que participan en el programa IMG se comprometen a trabajar en comunidades marginadas durante dos o tres años. A menudo, una vez han cumplido con su obligación de asistir sanitariamente en comunidades marginadas, estos médicos eligen permanecer en estas comunidades.


“De todas las personas que se han graduado a través de nuestro programa, que podrían marcharse a trabajar adonde quisieran, el 75 por ciento han continuado trabajando en las comunidades marginadas”, afirma Bholat. “Esta es una estadística notable y una situación beneficiosa tanto para los médicos como para aquellos pacientes que dependen en la atención sanitaria que estos médicos les prestan”.


Después de graduarse el año pasado en el Programa IMG, el Dr. José Javier Hernández, natural de Oxaca, México, es ahora un residente de primer año en el programa residencial de medicina familiar que se lleva cabo en la Adventist Health, en Hanford, ubicada en el condado rural de Kings, California. Los trabajadores de habla hispana de las granjas de la zona son un porcentaje importante de la población, pero el índice de pacientes por cada médico es de 2,500 a uno.


“La necesidad de asistencia médica es abrumadora”, confirma Hernández. “Muchos de mis pacientes han evitado ir al médico durante años debido a barreras lingüísticas y culturales. Ahora saben que hay alguien que les asiste que sabe su idioma, que conoce su cultura y tiene la misma herencia cultural que ellos. Es muy gratificante saber qué impacto positivo tiene mi presencia aquí en sus vidas”.

Images

(click to download)

UCLA Health